Restauración de pintura

Para recuperar el brillo y la apariencia de vehículo último modelo, en algunos casos basta con restaurar y polichar.

La restauración de pintura es un proceso más comúnmente conocido como polichado. Sin embargo, existen dos técnicas que van más allá de aplicar el famoso “rubin” y utilizar la polichadora:

  • Matizado y polichado general donde por medio de lijas y una máquina especial se pule la capa de barníz de la pintura que es la que le da el brillo. Posteriormente vuelve y se policha para que recupere su aspecto. Se utiliza para eliminar microrayones que no han llegado a la capa de pintura.
  • Porcelanizado que consiste en aplicar cuatro capas de cera especial con ayuda de la polichadora. Estas ceras crean una capa protectora que le da una apariencia de espejo al vehículo. Además se logra impermeabilizar la pintura generando resistencia contra las heces de los pájaros, el sereno, golpes de insectos, bajas en temperatura y otros.

Cómo saber si debo polichar o pintar mi vehículo?

Para determinar si un vehículo se puede polichar y de esta forma hacerle un proceso de restauración de pintura, es necesario analizar los siguientes factores:

  • La pintura no debe estar rayada, es decir, los rayones deben ser superficiales y no haber traspasado la capa de barníz
  • La pintura no debe estar manchada por agentes químicos externos tales como heces de pájaro, líquido de frenos u otros
  • La pintura no debe estar pelada, es decir, no debe haber perdido totalmente su capa de barníz
  • La pintura no debe estar descascarada o levantada

En caso que alguno de estos aspectos no se cumplan, la reparación implica un proceso de pintura convencional y por ende su valor se incrementa significativamente. Por esto, para conservar la pintura del vehículo recomendamos tener presentes buenas prácticas tales como:

  • Polichar el vehículo cada 6 meses
  • Si se realiza el porcelanizado, lavarlo solamente con agua ya que su capa protectora perdura por espacio de un año
  • No lavar con escoba ni paños abrasivos
  • No limpiar el polvo en seco, ni siquiera con paño húmedo
  • Mantenerlo limpio, es decir, no dejarlo mucho tiempo sucio debido a que se aumenta la probabilidad que la tierra que se pega a las piezas las raye

Para mayor información, te invitamos a leer en nuestro blog acerca del encerado y polichado.