Cambio kit repartición

Elemento fundamental en el movimiento adecuado del motor. Se debe cambiar cada 50.000 kms o 3 años (lo primero que ocurra).

La correa de repartición es la encargada de manejar el tiempo del motor y accesorios tales como la bomba de agua y la de aceite. Su forma es dentada para garantizar un movimiento sincronizado de las partes y evitar patinados o deslizamientos. Esta función no sería posible sin la ayuda del tensor que como su nombre lo dice es el encargado de darle la tensión adecuada para que se transmita el movimiento. En algunos casos se pueden encontrar también patines cuya función es de apoyo y soporte al movimiento.

Debido a la importancia y cantidad de piezas involucradas, el cambio correa de repartición debe realizarse por personal especializado que cuente con las herramientas adecuadas. Un mal montaje puede ocasionar daños en el motor como doblado de válvulas, fallas en marcha y difícil encendido. En vehículos más sofisticados y automáticos puede evidenciarse mal funcionamiento de la transmisión y pérdida de potencia.

Pero no solo basta con una mano de obra calificada que realice el trabajo de cambio correa de repartición, el repuesto debe ser original en su defecto equipo homologado. Cualquier daño en la correa, el tensor o los patines puede ocasionar daños en el motor que impliquen cambio de válvulas y otros repuestos, lo cual se traduce en altos costos de reparación.

En paralelo con el cambio correa de repartición, se debe cambiar la correa de accesorios. Es usual que se deje en el olvido este componente, también fundamental para el correcto funcionamiento del motor y accesorios. Los daños por la falta de cambio de la correa de accesorios pueden ser graves debido a que si se rompe puede enredarse con la de repartición y causar los daños anteriormente mencionados.

Para mayor información sobre el tema, te invitamos a leer en nuestro blog la sección de motor.