Alineación y balanceo

Para mantener el buen estado de las llantas, evitar desviaciones y vibraciones al manejar, es necesario alinear y balancear cada 5.000 o 10.000 kms.

La alineación y balanceo hacen parte de las operaciones rutinarias que se realizan en cada mantenimiento del vehículo. La importancia radica en que de ellas depende en gran medida la vida útil de las llantas. Si se anda mucho tiempo desalineado un vehículo comienzan a sufrir un desgaste irregular las llantas que luego no se puede recuperar y para corregirlo hay que comprar unas nuevas.

El principal síntoma de que un vehículo está desalineado es que al andar en línea recta y en una vía plana la dirección hala hacia la izquierda o derecha. Por otro lado, si requiere balanceo el síntoma será una vibración en el timón a altas velocidades, por ejemplo a más de 60 km/h, y esa vibración aumenta al ir más rápido.

Ahora bien, hay que tener en cuenta dos factores: el estado de las llantas y de los rines. Si las llantas se encuentran con desgaste irregular o una de las delanteras se encuentra más nueva que la otra, el efecto de haloneo puede ser el mismo pero no necesariamente se debe a que el vehículo está desalineado. En el caso de los rines, si alguno se encuentra golpeado el efecto de vibración a alta velocidad puede ser igual o mayor, pero en este caso si es obligatorio el balanceo.

Cómo se garantiza una buena alineación y balanceo?

La alineación depende directamente del buen estado de las llantas y el balanceo del buen estado de los rines.

Qué ocasiona que pierda alineación y balanceo mi vehículo?

Las razones principales son las siguientes:

  • Huecos y baches en la vía
  • Desgaste de las llantas
  • Desgaste normal de las piezas de suspensión asociadas

Para mayor información al respecto, te invitamos a leer en nuestro blog la sección de llantas.

Si estás interesado en un servicio profesional de rectificación de rines, puedes obtener más información haciendo click aquí.