Rectificación de rines

Los primeros afectados por los huecos y baches en la vía son los rines. Para garantizar un buen balanceo se deben rectificar si tienen golpes.

La rectificación de rines es una operación que se realiza en paralelo con la alineación y balanceo. Debido al estado de las vías en nuestra ciudad, es muy común tener que realizarla frecuentemente. Basicamente existen dos tipos de rectificación de rines:

  • Por golpe y presión
  • Por calor y presión

La primera es más ruidosa y menos pulida que la segunda debido a que por calor requiere un equipo de gas y un soplete para calentarlo. Una vez caliente es más fácil ejercerle fuerza sobre la prensa de rectificado para devolverle su forma original.

Qué rines se pueden rectificar?

En principio todos los tipos de rines existentes. Esto depende más del tipo de golpe, su ubicación y magnitud. Si el golpe ocasionó fisura o rotura del rin, debe reconstruirse con soldadura especial antes de pensar en rectificarlo. Si por otro lado, el golpe fue tan duro que ocasionó que el círculo central del rin se desviara o torciera, es necesario pensar en cambiarlo.

Existen básicamente dos tipos de rines: los de lámina y los de lujo. Dentro de los últimos encontramos cuatro tipos de rines comerciales clasificados por su material:

  • Rines de aluminio
  • Rines de magnesio
  • Rines de acero
  • Rines de aleación

Los rines de lámina son menos resistentes a los golpes pero más fáciles de rectificar. Normalmente los vehículos con equipamento básico o de gama baja los traen incorporados. Los rines de lujo son más resistentes pero su proceso de rectificado es más dispendioso. Los podemos encontrar en los vehículos full equipo, de gama media y alta.

Para mayor información al respecto, te invitamos a leer en nuestro blog la sección de llantas.