Por qué escanear tu vehículo?
Dejar comentario » Escáner,Motor

Con frecuencia vemos en nuestros clientes cierto desconocimiento acerca del escaneo del vehículo. Es una pregunta recurrente al momento de cotizar una revisión de kilometraje y especificarles de que consta. En muchos casos hasta ellos mismos dan por sentado que no es una operación necesaria y no la autorizan. En esta ocasión vamos a explicar de que se trata el escaneo y a resolver preguntas como: por qué es importante hacerlo de forma preventiva en cada revisión de kilometraje?, que detecta y que no detecta esta operación?, que aspectos se deben tener en cuenta al momento de realizarlo?  y otras.

Aunque el concepto básico del automóvil es igual que hace 100 años, la tecnología asociada y los niveles de seguridad han aumentado significativamente. Gracias a la electrónica los vehículos son cada vez más sofisticados y ese nivel se traduce en mayores controles y sensores que monitorean el funcionamiento en general. Al ser componentes dependientes de condiciones climáticas y de manejo del vehículo, a lo largo de su vida útil se adaptan a estos factores y muchas veces se generan lecturas de valores por fuera de los rangos especificados por el fabricante. Cada computador del vehículo (en algunos modelos puede llegar a haber más de 20) tiene una memoria que registra esas condiciones y el tipo de fallo específico, que con el tiempo puede ocasionar mal funcionamiento incluso de partes mecánicas como el motor o los frenos, si no se reinician o borran con el escáner. Adicional a esto, la inspección periódica de códigos de fallo puede dar indicios de la avería en algún componente que de corregirse preventivamente puede resultar más económico que cuando ya se trata de una avería correctiva. En los vehículos más sofisticados, cada computador o calculador debe trabajar a un voltaje mínimo, lo cual quiere decir que en el momento en que la batería falle o se descargue, se almacenan códigos de falla en alimentación que deben borrarse para reiniciar todos los componentes a los parámetros de fábrica. Además, en casos en que el control del intervalo del cambio de aceite sea monitoreado por el vehículo, éste debe reiniciarse una vez se ha realizado la operación de mantenimiento. En estos dos puntos radica la diferencia entre un taller especializado y una serviteca, ya que en la última no tienen los equipos requeridos para reprogramar dichos parámetros y solamente se limitan a realizar lo mecánico.

Actualmente en el mercado existen muchos tipos de escáner que varían por su rango de marcas o fabricantes que pueden diagnosticar así como del nivel de especialidad y número de componentes que son capaces de leer. Ahora, hay que tener en cuenta dos cosas al momento de decidirse a realizar el escaneo en un vehículo: la primera es que el equipo sea homologado para la marca de tal forma que se puedan leer los componentes y la segunda es que el técnico que lo utiliza sepa interpretar los códigos para de esta forma dar un diagnóstico exacto. Por tratarse de componentes electrónicos, el escáner no puede leer fallos mecánicos, es decir, en piezas o mecanismos donde no hayan sensores que monitoreen el comportamiento bajo estrictos parámetros de fábrica.

Teniendo en cuenta todo lo anterior, nuestras recomendaciones cuando llegue el momento de hacerle revisión al vehículo es realizarle un escaneo general para detectar posibles fallos o para descartar mal funcionamiento de componentes, hacer las operaciones de cambio de aceite, pastillas y otros únicamente en talleres especializados donde cuenten con las herramientas y la mano de obra calificada para no dejar fuera de parámetros el vehículo o averiar algún sensor y exigir cierto tipo de garantía sobre los trabajos realizados como respaldo al mantenimiento de un bien que no es económico y que en muchos casos hace parte importante del patrimonio personal o familiar.